Comer

Carrot cake sanita

¡Hola! buenos días, este fin de semana hemos contado con el tiempo y las ganas de dedicarle un poco de nuestra atención a la cocina, y nos apetecía algo dulce, que no llegara a empalagar tanto como el chocolate….algo con lo que acompañar un buen té chai… y entonces, como no… nos vino a la cabeza la muy conocida “Carrot cake”, con sus especias, su canela y jengibre, pensamos que serían el acompañante perfecto, y nos pusimos manos a la obra, modificando un poco, una antigua receta que ya habíamos experimentado.

El resultado, algo dulce, sin duda, pero con un toque especiado y más ligera de lo normal, riquísima oye…

INGREDIENTES:

-Para el bizcocho:

4 huevos medianos

150g de azúcar moreno

150g (unas 3 zanahorias) ralladas

75g de aceite de oliva

150g de harina normal mezclada con harina de espelta, a partes iguales

1 sobre de levadura de respostería

Sal, canela, jengibre y un toque de pimienta.

-Para la cobertura:

-300 g de queso mascarpone

-100 g de azúcar glass

-1/2 taza de leche vegetal

-1 cucharada de esencia de vainilla

PROCEDIMIENTO:

Muy sencillo, preparamos el horno precanlentando con aire, y un molde que engrasaremos con spray de aceite de oliva.

Batimos todos los ingredientes del bizcocho, el orden de los factores, no altera el producto, la verdad…. y sí os gusta encontrar los trocitos de zanahoria, mejor reservar para cuando la mezcla esté batida, e incorporar para triturar al final, un poco menos.

En nuestro caso, queríamos una mezcla bastante homogénea y un color marrón anaranjado, así que lo batimos todo a la vez, mas que nada…por los tiquismisquis de, ¿un bizcocho con zanahoria?… ¡buah que asco!.

Vertemos la mezcla al molde, y vamos al horno, el tiempo… más o menos 20 minutos a 180 grados, dependiendo del horno que sea, hay que ¡estar al ojo!. Lo de siempre… cuando pinchemos, y el palito salga limpio, estaría listo. Sacamos y dejamos enfriar.

Para la cobertura, volvemos a batir todo, con la batidora, nos gusta más para que se integre todo y quede más brillante la mezcla.

Una vez se haya enfriado, solo hay que desmoldar con cuidado, y cortar el bizcocho por la mitad de manera transversal, podemos poner un plato encima, para que haga presión, y calculamos dónde estaría la mitad del bizcocho,  con un cuchillo de sierra, y apoyando la mano de sujeción sobre el plato, vamos cortando, hasta obtener dos mitades.

Cogemos la mitad de la cobertura y extendemos sobre una de las mitades, tapando con la otra, y con el resto de la crema, tapamos toda la parte superior del bizcocho.

Si queremos, también tapamos los lados (importante hacer esta operación cuando el bizcocho, este frío, o toda la crema quedará derretida).

2018-03-04-13-49-01.jpg

 

Lo dicho, a disfrutarla con un buen té chai. Feliz semana.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s