Inspirarse

El lenguaje de las olas

Buenos días!

Por fin viernes!

Ayer una parte de La Nena tuvo la suerte de estar en la presentación del libro “El lenguaje de las olas”. Escrita por Magela Ronda e ilustrada por Esther Gili, esta historia del mar y la tierra es para leerla y re-leerla con calma…

1

Magela, la editora de “Encantadas”, da el salto a escritora para contarnos una historia que encierra mucho más de lo que parecería a simple vista. Y es que “El lenguaje de las olas” no es un cuento infantil ni mucho menos…es un viaje a través de las relaciones, con el otro y con uno mismo. Una resumida fábula acerca del amor más allá del enamoramiento. Escrita con delicadeza y magia, cada página te deja un mensaje que masticar.

Todo este paquete no podía venir mejor envuelto que con las preciosas ilustraciones de Esther Gili…los protagonistas parecen cobrar vida, y van evolucionando a lo largo de la historia, tanto en la narrativa como en lo visual, ya que según han contado en la presentación, los tatuajes de Cian y Olmo van cambiando y creciendo con el desarrollo de ambos. Detalles que vas percibiendo cada vez que vuelves a disfrutar de sus paginas.

Si no lo habéis leído os lo recomendamos…es un libro para coleccionar sin duda. Y si lo habéis leído, al final de la entrada os dejamos “camuflada” nuestra impresión! El por qué de que “El lenguaje de las olas” se haya anclado en nuestra mesilla de noche.

Encantadas TRIPA vs00.indd

Y ahora a disfrutar del viernes y del fin de semana como si no hubiese un mañana!

Aquí nuestra impresión sobre la historia ¡OJO! ¡SPOILER! (selecciona hacia abajo para poder ver el texto):

Toda la historia nos ha encantado, así como las páginas que hablan de recetas del mar o colores del mar…muy del estilo de “Encantadas”. Pero sin duda nos ha gustado mucho la metáfora que se hace sobre el viaje interno de Cian, pasando por las distintas etapas de un duelo: el desierto, el frío…frase a destacar sin duda es la de: “En todo proceso de olvido es necesario dejar pasar los días, convertir el tiempo en aliado y llorar sin prisa […] Tan solo una advertencia, guarda un resquicio de fuerza para seguir adelante y, cuando llegue el momento, sal de allí”. Con ella se reivindica el derecho a estar tristes, pero sin abandonarnos a esa tristeza, el darnos permiso para llorar pero sin olvidar que un día nos volveremos a levantar. Ese viaje que realizan Olmo y Cian a través de la realidad es lo que permite que luego, libremente, puedan decidir su destino, sin necesidad de abandonarse a uno mismo, como suele ocurrir en los inicios del enamoramiento. La revelación final de como el mar deja libre a Cian también nos recuerda a aquello de “Quiéreme bien, quiéreme libre”. Por todo esto, y por sus maravillosas ilustraciones este libro se ha convertido en un fijo de nuestra mesilla de noche 🙂

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s